Kuskulito's txoko

Cobayas y caricias

En esta ocasión no voy a contaros nada que no sepáis. Todos y cada uno de los cobayos que hemos tenido han adorado las caricias y los mimos. Y, del mismo modo, yo he sido muy feliz compartiendo esos momentos con ellos.

Pero sí es cierto que cada uno tiene sus preferencias. A Nelo por ejemplo no le gusta que le acaricie las orejas, pero se deja dar besitos.

Tampoco nos permite lo mismo a todos. Yo le acaricio los mofletes cuando está en el suelo y él me ronronea, soy la única a la que ronronea.

A cambio, a mi madre le deja rascarle los papos cuando está con en sus brazos en el sofá. Nelo sube el morro y se deja hacer. Se pone totalmente mirando al techo y si mi madre le rasca muy poco o demasiado le da con los dientes, como diciendo: "sigue, ¿no ves que estoy aquí esperando?".



En esta foto no tiene muy bien el morrito porque en verano se le pone un poco malo de comer melón. ¡Qué guapo y feliz está!

Y vosotros, ¿cómo jugáis con vuestros bichitos? Mimadlos mucho que son un auténtico tesoro y seguro que os devolverán el amor que les dais.

¡Cuidad de vuestros cobayos!

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: