Kuskulito's txoko

aventuras

¿Las cobayas muerden?

Escrito por kuskulito 11-03-2012 en General. Comentarios (0)
Menuda pregunta, esa que se hacen todos los que están pensando en comprar un cobayo pero nunca han tenido uno: ¿muerden los conejillos de Indias?

En general, los cobayos prefieren huir a enfrentarse, por lo tanto lo normal sería que no mordiera aun sintiéndose amenazado mientras pueda alejarse. Así que no, no suelen ser agresivos y no atacan.

Es como preguntar si un niño pega. Pues depende de muchas cosas, pero sobre todo del niño en concreto. Todos los cobayos que he tenido menos uno, que era muy manso y tenía poco fuerza en las mandíbulas desde antes de traerlo a casa, me han mordido en alguna ocasión. Pero esas veces se pueden contar con los dedos de una mano.

Estoy en contra de que se pegue a los animales. Ni cuando muerden. Con el dedo lo asusto un poco en plan César Millán tocándole la nariz. Sólo se lo he hecho a Nelo dos veces cuando era más pequeño, para educarlo. Pero no hace falta, él ya sabe qué está bien y qué no.

La que más mordía era una hembra que hemos tenido, Untxi, que era mucho más territorial que los machos. Pero como no he tenido más hembras desde entonces, no sé si era en concreto por el carácter de ella o si el sexo del conejillo tiene algo que ver. Y aun así, no llegaba a morder, se quedaba en un gesto.

Hay veces en las que emiten un ruido frotando los dientes: es para amenazar. Si tu cobayo lo hace te quiere decir que se siente atacado y que si no te andas con cuidado, va a intentar morderte.

Los motivos por los que han mordido alguna vez han sido dos, en general:

Opción 1: tiene miedo de que le haga daño.
Bien sea porque vamos a cogerlo o porque de verdad siente una amenaza, los cobayos pueden morder. Te mirará como diciendo: tú te lo has buscado.

Opción 2: estoy agusto y me has tocado las narices.
Esta es mucho más común en un cobayo al que queremos y tratamos bien. En ocasiones se encuentran tan relajados en brazos que basta con que le acaricies cuando no quiere para que te lance un mordisco, que puede o no alcanzarte. Es una llamada de atención: déjame en paz, que estoy aquí tranquilo.Sólo es un toque, luego suelen venir los remordimientos.

Pero Nelo, que ha sido un bicho de carácter dulce desde siempre y es un mimoso hasta más no poder, últimamente tiende a morder y todo porque se mete en su Casa Alubia y se está volviendo territorial. Si metes la mano en ella para acariciarlo ¡zas! te lanza un mordisco. Cierto es que lo hace desde lejos y no llega a tocar la mano, pero no está bien que lo haga y, como castigo, le quitamos la casa en ese mismo momento. El pobre luego se arrepiente y tenemos que hacer las paces.

- Morder no está bien.

- Ya lo sé. Lo siento...

- No pasa nada, Nelo, yo también siento haberte molestado. ¿No lo volverás a hacer?

- No. ¿Me perdonas?

- Claro que sí, cariño. Con lo que yo te quiero...

¿Cómo no voy a perdonarlo cuando me viene a buscar luego y me empieza a lamer la mano que intentó morder? Nelo sabe pedir perdón mejor que muchas personas y es muy educado. Me pone ojitos para que no le eche la bronca y lo perdone. Le funciona siempre, ¡anda, que no sabe nada...!



Así que si sois de esos padres de ahora que no habéis sabido ni educar a vuestros hijos y pretendéis comprarle una mascota, por favor, absteneos y tened algo de cabeza: vuestros hijos a los que veis al otro lado del bar en el que os tomáis el café rompiendo el mobiliario urbano no deberían tener un conejillo de Indias. Regaladles un libro para ver si aprenden lo que no pueden aprender de vosotros.

- ¡¡A esos sí que los mordía yo!!

- Sí, Nelo. Yo también.

FELICES FIESTAS 2011-2012

Escrito por kuskulito 24-12-2011 en General. Comentarios (1)

Esta noche es Nochebuena

y mañana es Navidad,

saca la bota María 

que me voy a emborrachar.


¡Felices fiestas a todos!


¿Qué tal estáis? Nelo y yo estamos aquí con los últimos preparativos navideños. No es la mejor época del año para mi cobayo, ya que el 24 a la noche cenamos en casa de los abuelos y el 25 comemos en casa de la otra abuela. Y todo ese rato él se queda solito, y no sale a la noche a dar una vueltita...


Aunque es peor el 31 a la noche: se asusta mucho con los petardos y cohetes que lanzan y está solo, sin nadie que lo abrace para confortarlo. Esto de los petardos les pasa también a perros y otros animales, es por eso que desde aquí pido que no los lancéis, por el bienestar de los animales (y personas también, por qué no decirlo).

Nelo lleva unos días pegado a la estufa. La ponemos templada, no caliente, para que no se queme. Aquí os dejo una foto de Nelito en su mantita de invierno:

 



Está muy consentido, últimamente sólo quiere jugar, y como no lo hagas se enfada. Se le pasa pronto de todos modos. Y está muy feliz, se ha puesto a hacer carreritas por la sala, como cuando era un cachorro.

Se había comido toda la escarola de su bolita y se la he ido a rellenar. Como a mi madre le gusta "ventilar" la casa (todas las ventanas abiertas, menos la de la sala, desde hace más de media hora con una temperatura en la calle de 10ºC) me he puesto un pañuelo al cuello. Me he puesto a cuatro patas en el suelo para rellenar la bola y Nelo ha pensado que estábamos jugando al túnel. Se ha puesto a saltar y a ronronear.

-Nelo, ¿te va a traer algo el Olentzero mañana? ¿has sido bueno?

-Grrrrrrr... (ronronea)

-Sí, claro que has sido bueno, ¿a que sí?

Es cierto, Nelo ha sido muy bueno. Nunca ha ido a morder ni ha sido egoísta, ha venido a recibirnos cuando llegábamos a casa y la ha cuidado en nuestra ausencia.

Pero Nelo, en un acto de rebeldía, ha cogido y ha hecho pis en la tapa de la caja que estaba apoyada en el suelo para rellenar la bolita y ha decidido que el pañuelo de mi cuello era el mejor papel higiénico posible. 


-Oye Nelo, gorrino, que el pañuelo es mío y es nuevo.

Así que Nelo ha cogido y ha empezado a hacerse una rosca en el pañuelo; yo tiraba para que me lo diera, pero él tiraba para quedárselo.

-¡Oye, y yo diciendo que eres bueno!

Al final, después de un enfrentamiento de 5 minutos, Nelo se ha ido. El pañuelo también se ha ido, pero a lavar. 

-¡Pues no sé yo, lo mismo el Olentzero no te trae nada esta noche!

-Jo, Kuskulito... no me digas eso... si soy muuuuyy buenooooo...



Ya le tengo yo un par de cosas encargadas al Olentzero para él, así que no tendrá carbón. ¡Pero por los pelos!


Que tengáis (lectores y cobayos) unas muy felices Navidades en compañía de todos los que os quieren, que tengáis muchos regalitos y que disfrutéis mucho. Gracias por leernos. Un abrazo para todos,


Kuskulito y Nelo

Caja de cobayo nueva: ¿sí o no?

Escrito por kuskulito 18-09-2011 en General. Comentarios (0)
La caja de Nelo la compramos a la vez que a él. En su momento, nos pareció que era una caja muy grande y muy bonita, con una parte de cajón de la que se desprendía la tapa "hi-tech" con tecnología anti-corrientes. Salió a muy buen precio; es curioso, porque en España son mucho más caras las cajas que en Francia, pero en cambio, los cobayos son más baratos. Así que la compra cobayo+caja salió parecido de precio, con la diferencia de que este tipo de caja no se ve aquí.

Con los años (bueno, con los dos años) Nelo ha ido creciendo y se ha hecho un bichito grande. Y la tapa anti-corrientes ha recibido golpes y se ha ido rajando. Por seguridad hemos puesto una tira grande de celo o precinto transparente, pero no sé qué hacer.

En realidad sí sé qué hacer, pero no encuentro lo que quiero. Lo mejor sería comprarle una caja exactamente igual a la que tiene, porque en realidad si mi madre no se empeñara en meter tanta comida dentro, Nelo tendría sitio, y tengo dudas de si pasa más tiempo fuera o dentro.



Según mi madre, es que el cobayo come mucho. Pero es mentira, lo que pasa es que es un poco exagerada y colma a Nelo con manjares.

Pero ya no tienen este modelo de caja. En España no la he visto en ninguna tienda, y eso que cada vez que salgo de viaje siempre me fijo. Y en la tienda donde la compré ya no está, en su lugar han traido un modelo más grande, como para conejos; el verdadero problema es la parte de plástico de color: es más alta. Y ya nos da suficiente yuyu verlo subir después de la lesión que tuvo, como para que tenga que saltar algo más alto. Y tampoco queremos privarlo de la "independencia" que le da decidir si sale o entra por sí mismo.

En definitiva, que no sé si comprarle una caja nueva o no. Excepto por la tapa, está perfecta. Y los animales suelen echar de menos que les cambien el hogar (cajas, jaulas, peceras...). ¿Alguna idea? ¿sabéis de alguna tienda que venda este modelo?

De momento, se quedará con esta y seguiré insistiendo en Laffite a ver si encuetro una igual. ¡Cuidad de vuestros cobayos!

El cobayo que va de susto en susto

Escrito por kuskulito 02-09-2011 en General. Comentarios (0)

¡¡Menuda racha lleva Nelo!! Desde que se recuperó de su patita y ya no cojea lo quiere hacer todo y no para. Aunque hay cosas que no le dejamos hacer, él se nos revela.

El otro día se salió solo de la caja (desde que estuvo cojo no le dejamos) en lugar de esperar a que lo tapáramos y se fue de fiesta hasta las 23:30 por la sala.

Últimamente se sale de la sala y se va a las habitaciones, el hall y la cocina. ¡Y cómo corre! Juega con todo, se mete por todos los lados, nos busca para jugar... está hecho un chaval.



Pero ahora mismo, se ha pasado de trasto y menudo susto que se ha llevado. ¿Recordáis que os hablé de un mueble metálico blanco con ruedas? En el espacio que queda debajo le gusta meterse; el problema es que ha crecido mucho y no entra muy bien, así que mi madre le mete una manta doblada para que no pueda entrar.

O eso esperaba ella...

Estábamos mi madre y yo viendo Pretty Little Liars y Nelo estaba en el suelo. Cuando mi madre lo ha mirado, estaba comiendo. Hasta ahí todo bien. Y en cuanto se acaba en capítulo, oímos ruido como de arañar el suelo. Mi madre, que estaba al lado del mueble de la impresora, ha mirado y ha visto medio cobayo sobre la manta dentro y medio cobayo fuera sin tocar casi el suelo.

Rápidamente lo hemos ido a rescatar. Como estaba atascado y el mueble pesa demasiado para levantarlo, mi madre lo ha agarrado bien y ha tirado.

Nelo tenía los ojos muy abiertos, las orejas levantadas y el corazón a cien por hora. Menudo susto se ha llevado, y encima estaba diciendo/gruñendo cosas.

Mi madre lo ha subido al sofá y se me ha lanzado literalmente (prometo que no exagero, ha cogido impulso con las patitas y se ha tirado) al cuello, a esconderse detrás de mi pelo. Lo he abrazado fuerte fuerte y nos hemos tumbado un rato para tranquilizarnos.

Para que saliera de ese estado (veo al encantador de perros César Millán, y seguro que muchas cosas sirven para todas las mascotas) le he hablado, he intentado jugar con él y en cuanto le he ofrecido comida, ya ha vuelto a ser Nelo otra vez. Se ha querido ir al suelo y ahí está, pero todavía asustado.

A los cobayos que trastean les pasan estas cosas. Menos mal que estábamos ahí, porque parecía Winnie Pooh: no iba ni para adentro ni para fuera.

Espero que no siga haciendo temeridades y se empiece a portar bien (txintxo-txintxo, se dice en euskara). Con lo cabezón que es, me temo que lo mejor será seguir buscando un sistema para que no entre debajo del mueble.

¡Cuidad de vuestros cobayos, que son unos gamberros!

¡¡Nelo está mejor!!

Escrito por kuskulito 24-08-2011 en General. Comentarios (0)
¡Qué contenta estoy! El domingo fue el cumple de Nelo y debe ser que todos en casa pedimos el mismo deseo para él y se ha recuperado casi del todo. Ha sido de repente, el lunes a la tarde parecía que nunca hubiera estado cojo y él mismo debe ser que lo notaba porque estaba muy contento, saltaba, hablaba, venía a buscarme para jugar...

Yo tenía miedo porque igual de tanto tiempo sin saltar y sin correr se volvía a hacer daño, pero no. Hoy lleva todo el día bien, sin cojear casi nada. Yo creo que cualquiera que lo vea si no sabe que ha estado cojito, no le notaría nada de nada. Está súper contento y con mucho ánimo, feliz de la vida.

Al final no sabemos que le pasó. Inicialmente creímos que era una torcedura, y mi madre le ponía en un balde agua con sal, a temperatura templada, para mojarle solo las patitas. La última teoría era que se había clavado algo en la pata, porque cojeaba más o menos dependiendo de cómo pisaba. Así que le empezamos a curar con Betadine (iodo) entre una y dos veces al día.

Y puede ser que fuera algo que se le clavó y que se le saliera el domingo a la noche o el lunes a la mañana al darle iodo, porque ha sido algo increible, de la noche a la mañana.

Quería daros las gracias a los que os habéis preocupado por Nelo y deciros que parece que está mucho mejor. Y que va a seguir jugando y disfrutando como antes

¡Un beso y cuidad de vuestros cobayos!