Kuskulito's txoko

caviarquitectura

Babarrunetxe: la Casa Alubia

Escrito por kuskulito 05-02-2012 en General. Comentarios (1)
Estoy muy entusiasmada de poder enseñaros la nueva casa de Nelo. Esta vez he probado algo un poco distinto: en lugar de usar líneas rectas en las que se abren curvas, he creado formas curvas creadas por planos. La segunda diferencia principal es que las dos puertas (para Nelo es una exigencia que tenga dos) están una enfrente de otra, y se encuentran en la curva más cerrada y en la más abierta. Se llama BABARRUNETXE, que en euskara es Casa Alubia, debido a su forma.

MATERIALES:
  • Cartón pluma de 3mm (podéis cambiarlo por uno distinto o por cartón normal)
  • Cola blanca de uso infantil
  • Lápiz, goma, escuadra y cartabón
PIEZAS:
En total son en cartón pluma:
  • 1 pieza con forma de alubia del techo
  • 2 piezas simétricas con forma de C para recibir los rectángulos
  • 7 rectángulos de 3x15cm
  • 8 rectángulos de 5x15cm
EXTRA:
  • Un trozo de madera de 10x15 grabado (esto último es un capricho mío)

PLANOS:
Aquí tenéis los planos de la tapa y de las C's, acotados en centímetros:



Los rectángulos de cartón pluma son de 15cm de alto, una distancia muy adecuada para un conejillo de Indias. Los huecos de paso dividen en dos el espacio. Un lado es más oscuro, el de las 8 piezas de 5x15cm, para dejar pasar menos luz, y están separadas a 1cm aproximadamente.

La otra mitad de la Babarrunetxe es más diáfana, así que los rectángulos de 3x15cm de cartón pluma van aquí, separados por una distancia de 3cm. Al lado de la "puerta principal" colocaremos la pieza extra de madera, con el nombre y una foto de Nelo grabadas, para que se sepa de quién es la casa .

MONTAJE:

Poned la tapa boca arriba y empezad a pegar los rectángulos de cartón pluma; os podéis ayudar de un cartabón para ver si quedan rectos a 90º (es la única dificultad de la casa). Yo tuve ayuda, por cierto: gracias :)



Aunque alguna de las paredes-columnas os quede torcida, no importa mucho, al poner las C's todo el conjunto cogerá rigidez. Tiene que quedaros una cosa así:



Bien, ahora lo dejáis secar bien, la cola blanca es un poco lenta. Cuando os parezca que está seco, viene una parte difícil: poner las C's. Si marcáis a lápiz dónde tiene que ir cada uno de los rectángulos, os ayudará para que quede más recto, pero repito que no pasa nada si se tuerce alguno (o más de uno, como nos ha pasado a nosotros, pero no se nota nada ). Cuando las hayáis pegado, poned la Casa Alubia de pie, para que se seque en la que va a ser su posición.



Bueno, queda bien, ¿no?

Como podéis observar hemos dejado una parte de la C sin láminas de 3x15cm junto a la entrada principal. Hay un hueco reservado para una pieza de madera que he mandado grabar con una foto de Nelo, su nombre y el de la casa. Os lo pueden hacer en tiendas que usen impresora/cortadora láser. (para el que tenga interés y viva cerca, en Donostia-San Sebastián tenéis una muy frecuentada por estudiantes de arquitectura en la que trabajan muy fino, Arquimaña; el precio en este caso por cortar y grabar fue de 10,40€).

Cuando la casa esté vieja y sucia, quitaré el trozo de madera y tiraré el resto, pero tendré para siempre el grabado y un recuerdo de la casa.



¿A que está precioso? ¡Es genial! Huele un poco a hoguera, porque para grabar la madera se quema, pero a Nelo no parece molestarle. ¿Sabéis dónde va la pieza extra de madera?

-Yo sí, va aquí.



-¡Muy bien, Nelo!

-Va al lado de la puerta, porque hace como de portal, y tiene mi nombre y el de mi casa, para que no se pierda... no sé, el cartero.

Claro, claro. Tampoco es que Nelo reciba muchas visitas ni cartas, pero le ha gustado y eso es lo que importa. Aquí tenéis el resultado final, la BABARRUNETXE:



Queda bien, ¿eh? Me alegra deciros que a Nelo le encantó y no sale de ella. Ahora que tenemos el frío siberiano, él está cómo dentro de su casita, e incluso se ha metido dentro arrastrando con los dientes un trozo de vaina.

No parece que Nelo eche de menos las ventanas, pero ya ha empezado a "catar" la Babarrunetxe. ¿Sabrá a alubia?



-Pues no, no sabe a alubia.

La nueva casa también le sirve para jugar y morder. Asoma su hocico entre los huecos grandes si le pongo el dedo al otro lado. De momento, no ha habido más modificaciones por parte de Nelo.

Espero que os haya gustado la nueva casa de Nelo. A él sí y a mí también, os la recomendamos, como de costumbre, para vuestros conejillos de Indias.

Un saludo a todos, animaos a hacer caviarquitectura y...¡cuidad de vuestros cobayos!

Casa China de Nelo

Escrito por kuskulito 20-08-2011 en General. Comentarios (2)
Bueno, ya está, ya ha llegado. Nelo tiene casa nueva, especial para verano, porque es muy abierta. La casa anterior, que era de cartón y tenía cubierta a dos aguas como un granero, era alta, amplia y oscura.

Con la nueva casa se ha buscado lo contrario: un "txoko" o un lugar como un quiosco en el que sentirse protegido si estás dentro, pero que es tan diáfano que no te pierdes nada de lo que está pasando fuera. Su tamaño es mucho más reducido y al tener dos entradas da más libertad. Incluye una "ventana", cuyo antepecho usa Nelo para apoyar la cabeza mientras duerme. Las paredes de los lados más estrechos son iguales entre sí y si bien están cerradas y no se puede pasar a través de ella, gracias al papel cebolla que funciona como un biombo de papel, entra toda la luz. Yo la llamo la Casa China.



Tenía cartón de una caja, del Ikea también esta vez, pero su grosor era muy fino: algo más de 2 milímetros. Por lo que en el despiece doblé la cantidad de piezas y cada elemento se tuvo que marcar y cortar dos veces para pegarlos con cola blanca entre ellos.

Aquí tenéis el plano, no sé si se verá muy bien. Está todo en cm; le hice dos baldas con la intención de poner comida en ellas, pero las he quitado: primero quité la de arriba porque cuando iba a comer la comida del de abajo se chocaba con el hocico. Después quité la de abajo, porque la casa es un poco estrecha (creo que en mi mente Nelo todavía es un cachorro).



Las herramientas y útiles que necesitáis para hacerla son:


  • Cartón (si es 4 mm con una sola hoja por pared es suficiente)
  • Cola blanca
  • Cúter
  • Tijeras
  • Escuadra y cartabón
  • Regla metálica
  • Portaminas o lápiz y goma
  • Papel cebolla
  • Una tabla de madera o algo similar para poder cortar con el cúter y no rallar la mesa
Aquí tenéis la mesa de trabajo:



Y aquí os dejo el despiece: cada pareja de piezas de techo y paredes, para que veais como queda. Podéis hacer unos triangulos rectángulos de pequeño tamaño para poder usarlos como cuñas y que la superficie que uno con la cola unas paredes con otras y con el techo, aumente.



La rejilla del techo me llevó bastante tiempo, porque además tuve que hacerla dos veces, al ser el cartón tan fino. He de decir que al pegar los dos trozos ha quedado muy sólida la casa. Pensé en meter papel cebolla en algunos trozos, pero al final lo dejé. Gracias a la rejilla la caja se sujeta mejor para moverla de un sitio a otro.

Para las paredes estrechas con el papel tenemos tres piezas; dos marcos de cartón:



y un trozo de papel cebolla



Primero hay que pegar el papel cebolla a un marco y esperar a que se seque. Luego pegamos el segundo marco con más cola para dejar el papel encerrado entre las dos hojas de cartón.

Y como veis es súper fácil de hacer esta casa. Es un poco pequeña y le he tenido que quitar las baldas, os aviso por si copiáis las medidas. Más que pequeña es estrecha. Pero ahora veréis el resultado:









¿Qué os parece? Yo pensaba que a Nelo no le iba a gustar, porque era más pequeña que la anterior. Pero fue increible: en cuanto vio que se la iba a dejar en el suelo se fue acercando y al posarla en el suelo ya estaba dentro. Le encantó, como ninguna otra. Al parecer, aunque sea tan pequeña lo toca por todos los lados y se siente más protegido, menos perdido que en una grande. Además, no se pierde detalle de lo que está pasando en la sala ¡jeje! Aprovechando la rejilla del techo, le colé heno entre los agujeros y se puso a comerlo súper contento.



Y eso ha sido todo. Un éxito absoluto y como veis es muy fácil de hacer y los materiales los podéis conseguir en cualquier tienda de papelería o incluso reutilizar una caja de un mueble, como he hecho yo.

Espero que os animéis a hacérsela a vuestros cobayos. Nelo le da su aprobación y está muy contento con el resultado. Ahora hace falta que aprenda a no hacer pipí dentro, porque el cartón absorve mucho, lo bueno es que se seca, pero no queda igual; para eso es mejor el cartón-pluma o coger un forro de libros de os que se pegan y ponerlo en la parte que toca el suelo a modo de zócalo.

Disfrutad de un rato haciendo manualidades para los que más os quieren: ¡vuestros cobayos!

P.D.: Mañana es el cumple de Nelo, va a hacer dos años ya desde que lo trajimos. Para mí sigue siendo un cachorrito. La cojera no mejora mucho, creemos que quizá no sea una torcedura, sino algo que se ha clavado en la pata. Le damos yodo en la planta de la pata, por si tiene una herida para que cicatrice. Pero ya va a quedarse cojito, aunque tienes días mejores y peores. Me da pena verlo así, pero él sigue como si no pasara nada, así que suongo que no le duele. Ojalá se le curara...

La primera arquitectura

Escrito por kuskulito 07-06-2011 en General. Comentarios (0)
Estaba jugando la otra noche con Nelo. Hacía tiempo que no quería jugar al Túnel y empezaba a pensar que ya se había aburrido de hacer siempre lo mismo.

Pero esa noche le apetecía, y a mí también. Le esperé en el suelo de rodillas apoyada con los codos, a cuatro patas. Con las manos le hice gestos para que se acercara y vino con ese caminar sinuoso y ligero.



Y empecé a recordar una cosa que había leído en un blog, sobre arquitectura. La primera arquitectura somos las mujeres. Cuando estamos en el vientre de nuestra madre, ésa es nuestra casa, más aún, nuestro hogar. Las mujeres podemos ser ese hogar, podemos ser arquitectura. Si un hogar es donde no sólo comemos, dormimos y cumplimos nuestras funciones vitales, sino donde nos sentimos protegidos, a gusto y felices, cumple todas las condiciones para serlo.

A mí me parece una idea preciosa. Pensar que algún día no sólo puedo hacer casas, sino que puedo ser una.

Nelo se mete en la cueva que crea mi cuerpo, entra por un extremo y sale por el otro. Se vuelve. (Últimamente le da por hacer pis y mojarme un pie). Y se arrima a mis rodillas.

Él ya sabe lo que quiere: jugar y mimos. Pega su cuerpo contra mi pierna y me golpea con la cabeza hasta que le acaricio el moflete.

-Rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

Nelo ronronea. Está muy feliz, levanta la cabeza para que también le acaricie el cuello y el cuerpo, se estira para que le vaya acariciando desde el hocico hasta el lomo. Pero si llego a su tripita....

- ¡¡Ay, Kusku!! que tengo cosquillas, ¡jajaja! ¡¡para, para!!

Y salta mientras emite un chillido, feliz. Suele alejarse corriendo para volver después. Lo ignoro, pero me llama a cabezazos.

Después de estar un rato jugando y de hacerle mimos, Nelo se tumba. Quiere descansar.



Lo veo feliz y me siento feliz yo también. Tan a gusto, tan tranquilo, sin ningún miedo ni preocupación... y en ocasiones por primera vez en el día, yo también me siento así. Se tumba y se duerme, ajeno al hormigueo que siento por llevar tanto tiempo en la misma postura. Cada vez me siento más cansada, pero lo veo y es como mirar un ángel. Él es lo más bonito de la vida en forma de cobayo.



Al final mis extremidades no pueden más y me veo en la desagradable situación de perturbarlo. Lo despierto, pero no se quiere ir. Me levanto en el sitio y se rompe la arquitectura que lo protegía. Ya no soy su casa, pero solo por ese día. Cada noche me convierto en un hogar, en caviarquitectura y soy el refugio de Nelo.

Y me siento feliz con la felicidad que le causa mi arquitectura.

Casa Cartón

Escrito por kuskulito 24-02-2011 en General. Comentarios (5)
La Casa Gruyère de Nelo tuvimos que jubilarla para Navidades o así; estaba vieja y rota y Nelo necesitaba una nueva. Por culpa de los estudios lo he tenido homeless durante más de un mes, pero ahora que tengo tiempo le he hecho una casa nueva.

Esta nueva pieza de caviarquitectura (arquitectura para cobayas) la he llamado Casa Cartón, por el material utilizado. Cuando posteé la anterior, me llegó un comentario sobre el material, el cartón pluma. Tras darle vueltas, esta nueva casa es de un material accesible a todo el mundo: cartón. Es económico, se pueden utilizar incluso cajas de cartón de las que nos fueramos a deshacer, cartón comprado en una cartonería (muy barato también) o cajas de embalar. Esta última ha sido la opción por la que me he decantado, ya que tenía sin usar una caja y otra usada pero en muy buen estado, que sobraron de cuando guardamos cosas para pintar las habitaciones.

- ¿Con esto? ¿con esto me vas a hacer la casa, Kuskulito?

-Sí Nelo, sí. Ya verás, tú déjame que te va a quedar bonita.

-Bueno, si tú lo dices...



Aquí veis mi casa antes del proceso de diseño y despiece, y a Nelo, no muy convencido. El cartón pluma es blanco y queda más bonito, pero lo interior es como espuma de plástico y no es bueno para comérselo; Nelo no se lo traga, sólo lo muerde y lo escupe, pero siempre se le quedará algo en la boca y otro cobayo podría comérselo (y no quiero que el peso de su indigestión caiga sobre mí). Por tanto, los materiales que necesitáis son:

-Cartón
-Cola blanca apta para uso infantil (yo he usado marca "abac" porque ponía que "se podía ingerir")
-Celo (luego se quita, pero ayuda a fijar las piezas, ya que la cola blanca es de secado lento y la unión no es resistente hasta pasadas unas horas)
-Escuadra y cartabón
-Regla metálica
-Cúter
-Portaminas/lápiz y goma de borrar

Si vamos a utilizar material que tengamos en casa, lo primero es saber cuánto cartón tenemos. A partir de eso, sabremos las medidas que puede tener nuestra casa para cobayos. Y si vamos a comprar el cartón, entonces haremos lo contrario: primero pensar el diseño y calcular cúanto cartón comprar. Cuando pensemos el diseño de la casa, primero marcaremos en el cartón a lápiz las piezas (para saber si entra todo) con escuadra y cartabón para que las perpendiculares sean perfectas; cuando todo esté marcado ¡a cortar! Yo he utilizado una regla metálica y un cúter y he puesto una madera debajo, para no rallar la mesa. Dependiendo del cartón, podéis usar tijeras, pero con el cúter queda mucho más elegante. Lo primero que cortaremos serán las ventanas y luego la pieza entera: se sujeta mejor.

Cuando tengamos todo cortado, presentaremos las piezas: sin usar ningún adhesivo, colocaremos todas las piezas juntas y comprobaremos que los lados que vamos a pegar miden lo mismo. ¿Que no miden lo mismo? no problem, se recorta al tamaño del más pequeño o volvemos a hacer la pieza que falla. Luego, vamos colando las piezas; lo mejor es echar la cola en una de las dos piezas y luego juntarlas. Cuando estén en la posición final, nos ayudaremos del celo para no tener que estar ahí sujetando todo el rato. Luego colaremos una pieza más a las siguientes y así hasta terminar.



Tardará unas horas en secarse. Para los principiantes, recomiendo esquinas a 90º y cubierta plana. Yo he utilizado tejado a dos aguas y he probado a poner una sola puerta. Creo que le voy a tener que hacer una segunda.



Yo se la puse en el suelo a Nelo, para que la inspeccionase...



Sí, Nelo también lee la InStyle. Visto así, no parece una casa muy grande, pero él no necesita más, es sólo para acurrucarse y sentirse protegido. Si vosotros tenéis más cartón y sitio para guardarla, podéis hacérsela más grande.

Y, cómo no, Nelo ya ha comenzado las reformas:

-Esta ventana es muy pequeña, creo que voy a ampliarla a puerta.



Ay, Nelo, espero que disfrutes de tu Casa Cartón. Mañana ya le quitaré los celos y qudará lista.

Os animo a todos a hacerle una casa a vuestro conejillo de Indias, es muy divertido. ¡Cuidad de vuestros cobayos!

CASA de Verano para Cobayo

Escrito por kuskulito 09-06-2010 en General. Comentarios (2)

O "Casa Gruyère".

Nelo necesitaba una nueva casa. En las fotos visteis que la baserri estaba mordida por todas partes y el techo se empezó a romper (es lo que tienen las casas con techos de madera, que siempre se estropea eso lo primero).

Con la segunda casa hay que tener en cuenta qué es lo que menos le ha gustado a tu cobayo. Nelo redondeó muchos de los huecos de las ventanas y arregló una de ellas para que funcionara como puerta. Además era demasiado alta y oscura, y a Nelo le gusta mucho la luz.

Decidí hacer una casa de líneas sencillas, con ventanas y puertas redondas. Todas las aberturas son círculos o secciones de círculos. Tiene un "patio" sin cubierta y está cerrado con lamas de madera separadas, que le permiten ver lo que hay al otro lado. En la cubierta se abren muchos agujeros para dejar entrar la luz, a Nelo le pone muy feliz ver la luz del sol. Una pequeña "pared" separa los dos ambientes.

MATERIALES:

Todos los materiales son comestibles y no tóxicos:
-Cartón pluma, de unos 3mm
-Cola blanca
-Madera de balsa de 1mm o más

Esta foto os enseña el montaje y los materiales, super-sencillo todo.



Os recomiendo muy-mucho que le hagáis una casa a vuestro cobayo, le encantará modificarla con sus dientecitos, le hará sentirse protegido cuando esté fuera de su caja y quiera descansar, y podréis entender qué le gusta.

Se me ocurrió que podría hacerle una "cobipuerta" en uno de los lados: un círculo grande y dos pequeñitos a modo de orejitas. ¡Se le ve tan mono cuando asoma su carita por ella...!



Y como sé que le gusta pasar rozando la espaldita por debajo de cosas, le hice un agujero grande como para pasar, pero bajo, de forma que solo pasa cuando se agacha e incluso puede levantar la casa cuando está pasando si se pone erguido.

              

La casa de Verano de Nelo estaba acabada y necesitaba la aprobación de su dueño. Se la puse en el suelo y la miró, la olisqueó y dijo: "adentro". Se metió y le gustó muchísimo. A diferencia de la casa anterior, esta tenía espacios distintos y muchos agujeros por todos los lados. Asomó el hociquito ¡hasta por los del techo! Decidió que una de las ventanas no era tan grande como debía y la "arregló", ya me entendéis.